viernes, 20 de mayo de 2022

5SEMANA VOCACIONAL...ACOMPAÑÁNDOTE EN LA BÚSQUEDA DE TU VOCACIÓN (20MAYO2022)

 SEMANA DE ORACIÓN VOCACIONAL 

«DEJA TU HUELLA, SÉ TESTIGO»



VIERNES, TE TOCA A TI

¡Hola! Hoy es el último día de esta semana vocacional. Y hoy te toca a ti decidir cómo vas a

dejar huella, porque como al joven rico, a ti también Jesús te mira con amor y te pide que le sigas.

Escuchamos cómo nos lo cuenta el evangelista Marcos (Mc. 2, 21):

Jesús se quedó mirándolo, lo amó y le dijo: «Una cosa te falta: anda, vende lo que tienes, dáselo

a los pobres, así tendrás un tesoro en el cielo, y luego ven y sígueme».


- Invitamos a que cierren los ojos, hagan silencio y se imaginen siguiendo a Jesús, haciendo eso

que se les da bien y puede mejorar la vida de las personas. 

Después de observar el cartel de la JMOV, ponen por escrito, tres cosas que saben hacer bien,

con las pueden ayudar a otras personas. 

Rezamos juntos:

Jesús, como a tus discípulos, tú también llamas a otros hombres y mujeres, para que te acompañen

y te den a conocer a los demás y compartir con ellos la alegría de vivir en un mundo donde todos

colaboren para hacer una vida mejor. Te doy gracias por todos ellos. GRACIAS, SEÑOR.

MISIÓN DEL DÍA: Recuerda dar gracias a Jesús por todas las cosas que lo a largo del día hagas

bien.

Mientras escuchamos el himno JMOV 2022

Coros:

Ohhh you are God, you are love, take my soul.

Ohhh you are God, you are love, take my soul.

Letra parte 1

Ven, Señor, te pido por las vocaciones,

para que el mundo te conozca en todos los rincones.

Eres la luz, mezclado con la esperanza.

Un solo cuerpo, una sola alma.

Misión on vivamos para esta misión, vivamos nuestra

vocación.

Vivamos para Dios: Deja tu huella, sé testigo.

Coros:

Ven, Señor, Tú eres el Rey de todo y aquí me

entrego, DIOS.

Oh, vocación sin temor, con amor: testigos de su

amor.

Letra parte 2

Me encanta el amor del padre,

siempre junto a mí, para vivir y amarle.

De nada me vale, si no ayudo a nadie,

si no sirvo a Cristo, y me quedo en balde.

Dios te quiere como nadie nunca ha hecho.

Dios te abraza, aunque sepa que eres imperfecto.

Deja tu huella es el momento, no tengas miedo,

arriba su reino, Deja tu huella, sé testigo.

O “Se buscan almas generosas” de Nico

Montero.

https://www.youtube.com/watch?v=2fDQB

3Lo8yU

Se busca gente generosa que no mire a otro lado,

que se entregue sin medida cuando sufren los

hermanos.

Se busca gente sin complejos, sin mentira y

falsedad,

gente que ame la verdad, gente que no tenga

precio.

Se buscan almas generosas que quieran servir a

Dios

sin más recompensa que su amor.

Se buscan almas generosas que quieran servir a

Dios

solo por amor.

Se buscan héroes cotidianos, sin poderes ni

disfraces,

gente que haga bien a todos porque se sienten

hermanos.

Se busca gente aventurera que anuncie la

Palabra

por encima de fronteras, con la fuerza del amor

4SEMANA VOCACIONAL...ACOMPAÑÁNDOTE EN LA BÚSQUEDA DE TU VOCACIÓN (19MAYO2022)

   SEMANA DE ORACIÓN VOCACIONAL 

«DEJA TU HUELLA, SÉ TESTIGO»



JUEVES, LA VIDA BROTA EN EL CAMINO

¡Hola! El cuarto día juntos. Y hoy es un día muy importante porque en él

vamos a ver que Jesús confía a nosotros, sus amigos, para que le enseñemos a

todas las personas lo que aprendemos de Él y de Dios. San Marcos, en su

evangelio, (Mc 16,15) cuenta que Jesús les dijo

Y les dijo: «Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación.


- Invitamos a que cierren los ojos, hagan silencio y piensen ¿Qué es proclamar

el Evangelio?

Para poder contestar a esta pregunta escuchamos la canción “Evangelio es

decir amigo, es decir hermano, …”

https://www.youtube.com/watch?v=tV0xRJ_MU1M

https://www.youtube.com/watch?v=2ErYk2lK3cM

EVANGELIO ES DECIR AMIGO

1. Evangelio es decir amigo, es decir hermano.

Evangelio es darte mi tiempo, es darte mi mano.

Evangelio es mirarte a los ojos, es reír contigo.

Es compartir tu pena, es llevarte a Cristo (bis).

2. Evangelio es llevar la paz siempre contigo.

Evangelio es amar de balde hasta caer rendido.

Evangelio es decir te amo a tu enemigo.

Abandonar tu vida en manos de Cristo (bis).

3. Evangelio es vivir como un pobre

que todo lo espera.

Evangelio es mirar al cielo con ojos de niño.

Evangelio es dar gracias al Padre al nacer el día.

Y continuar cantando al hacer camino (bis).

4. Evangelio es sembrar libertad, es vivir

unidos.

Es llevar la esperanza a un mundo

que llora perdido.

Evangelio es romper cadenas, es abrir sepulcros.

No le busquéis muerto

que está entre los vivos (4 veces).


Dejamos un tiempo de silencio para que puedan contestar, por escrito, a la pregunta ¿qué es proclamar el Evangelio? (respuestas sencillas: ayudar a hacer los deberes, rezar, dejar jugar…)

 A modo de decálogo, escribimos una lista con las aportaciones que hagan y lo colocamos en

el panel de la clase, salón, …

- Rezamos juntos:

Gracias, Jesús, por todo lo que nos enseñas y por confiar en nosotros para que te ayudemos a

contar lo bueno, lo que nos hace felices, de forma que todas las personas lo sepan y puedan

hacerlo. Gracias.

MISIÓN DEL DÍA: Recuerda alguna de las frases que proclaman el Evangelio y trata de realizarla.


3SEMANA VOCACIONAL...ACOMPAÑÁNDOTE EN LA BÚSQUEDA DE TU VOCACIÓN (18MAYO2022)

  SEMANA DE ORACIÓN VOCACIONAL 

«DEJA TU HUELLA, SÉ TESTIGO»

MIÉRCOLES, MI VIVIR CON JESÚS

¡Hola! aquí estoy de nuevo. Ayer Pedro nos presentaba a Jesús, quien podía

hacer cosas muy buenas porque Dios estaba cerca de él. Hoy es el mismo Jesús

quien nos quiere hacer un regalo para que también tú estés muy cerca de Dios.

(Jn 15, 14). Lo escuchamos:

Vosotros sois mis amigos si hacéis lo que yo os mando. Ya no os llamo

siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor: a vosotros os llamo

amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer.


- Invitamos a que cierren los ojos, hagan silencio y piensen de qué hablarían

con Jesús, como su amigo y qué cosas les puede contar Él de su Padre Dios. 


Mientras, escuchamos la canción “Tratar de amistad” de Fabiola Torrero

Tratar con vuestro amigo estando a solas,

tratando de amistad con quien sabes que te ama.

Mirad a vuestro amigo estando a solas,

tratando de amistad con quien sabes que te ama.

Pensad en vuestro amigo estando a solas,

tratando de amistad con quien sabes que te ama.

Hablad con vuestro amigo estando a solas,

tratando de amistad con quien sabes que te ama.

Amad a vuestro amigo estando a solas,

tratando de amistad con quien sabes que te ama.

https://drive.google.com/file/d/1vjnyftD7LIE4nh90F1oR8TEHUWnd3Msb/view?usp=shari

ng

Rezamos todos juntos:

Jesús, gracias porque quieres estar conmigo como mi amigo. Enséñame a hacer

las cosas como tú las hacías, a hablar con nuestro Padre Dios como Tú sabes

hacerlo. Ayúdame a confiar en Ti y a contarte todo aquello que es importante

para mí. Gracias por tu amistad. Gracias por enseñarme a orar. Amén


MISIÓN DEL DÍA: Hablar con Jesús de aquello que suceda a lo largo del día.


2SEMANA VOCACIONAL...ACOMPAÑÁNDOTE EN LA BÚSQUEDA DE TU VOCACIÓN (17MAYO2022)

 SEMANA DE ORACIÓN VOCACIONAL 

«DEJA TU HUELLA, SÉ TESTIGO»

MARTES, CAMINOS CON VIDA

¡Hola! aquí estoy hoy, también. ¿Recuerdas que ayer te imaginabas cómo

ir por el camino de tu vida? Aunque es tu camino, otras personas que han

caminado antes, te pueden enseñar cuál es el mejor lugar por dónde ir y han

dejado sus huellas para que podamos seguirlas.

Escucha este texto del libro de los Hechos de los apóstoles, que también

encontramos en la Biblia, esta vez al final (Hch 10,38). Pedro, uno de los apóstoles

dice de Jesús

Me refiero a Jesús de Nazaret, ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo,

que pasó haciendo el bien y curando a todos los oprimidos por el diablo, porque

Dios estaba con él.



- Invitamos a que cierren los ojos, hagan silencio y piensen cómo pueden

hacer el bien ellos en su vida, escuchando la siguiente parte de la canción de

la JMOV 2022

Me encanta el amor del padre,

siempre junto a mí, para vivir y

amarle.

De nada me vale, si no ayudo a

nadie,

si no sirvo a Cristo, y me quedo en

balde.

O esta otra: “Hacer el bien” Nico Montero.

Siento que Dios me llama a hacer el bien en la

Tierra.

Cuán grande es la fuerza de la Verdad.

Qué hermoso es servir al pobre

y hacerlo solo por amor de Dios.

HACER EL BIEN,

DESTIERRA EL MAL,

NO MÁS EL MAL.

DESCUBRE LA BELLEZA DE HACER EL

BIEN.

Mi corazón lleva grabado un gran deseo:

Hacer el bien y nada más.

Ser rayo de luz en tantas sobras,

dar vida a quien perdió la fe.

https://www.youtube.com/watch?v=TqNj4puKij8

Después de unos minutos de silencio, y observando el cartel de la JMOV, realizan

Escribe tres cosas que puedes hacer tú para hacer el bien durante esta

semana.

- Rezamos juntos:

Jesús, yo sé que en mi corazón está grabado tu gran deseo de que todos

seamos felices, ayúdame a descubrir la belleza de hacer el bien a todos,

sin excluir a nadie y sin esperar que me devuelvan el favor. Amén


MISIÓN DEL DÍA: Recuerda realizar hoy una de las tres cosas que has puesto en

la pregunta anterior para hacer el bien.


1SEMANA VOCACIONAL...ACOMPAÑÁNDOTE EN LA BÚSQUEDA DE TU VOCACIÓN (16MAYO2022)

SEMANA DE ORACIÓN VOCACIONAL 

«DEJA TU HUELLA, SÉ TESTIGO»

LUNES, EN CAMINO

¡Hola! soy tu VIDA. ¿Has pensado cuánto tiempo llevo acompañándote?

¡Eso es! Desde que naciste y, yo diría, que un poco antes. Te invito a ver porqué

comenzó tu camino, [porque la vida es un camino que empieza en una salida

y va hacia a algún lugar]. Nos va a ayudar a ello la experiencia de personas

que ya vivieron hace mucho tiempo y nos lo contaron. Las primeras las

encontramos en el libro del Génesis (el primero de la Biblia) y nos dice:

Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó, varón y mujer

los creó.Dios los bendijo; (…) Vio Dios todo lo que había hecho, y era muy

bueno.



- Invitamos a que cierren los ojos, hagan silencio y sientan que Dios los ama y

que ve que son buenos, desde el principio de su vida, escuchando la siguiente parte de la canción

de la JMOV 2022

Dios te quiere como nadie nunca
ha hecho.
Dios te abraza, aunque sepa que
eres imperfecto.
Deja tu huella es el momento, no
tengas miedo,
arriba su reino, Deja tu huella, sé
testigo.
O esta otra: “Respiro amor”
Llena de amor está mi vida
y mi corazón amor respira.
Una sonrisa brilla en mi cara
y la fresca brisa me alegra el alma.

Canto al amor que Dios nos da
con su calor y su bondad,
y doy las gracias al cielo entero
pues es su amor, amor sincero.

https://drive.google.com/file/d/1Z6aqzXNAzAH5E7s
yP4lXx8OgAPKdYhCA/view?usp=sharing

O el video: https://www.youtube.com/watch?v=9DFI40Oa7v0

Después de unos minutos de silencio, pueden contestar por escrito a las
siguientes preguntas:
¿Cómo me siento al saber que Dios me ama tal y como soy, porque ve en
mí lo bueno que tengo?
¿Cómo iré por el camino de mi vida conociendo el amor de Dios hacia mí
y hacia todas las personas?
Les invitamos a escribir una oración dando gracias a Dios por lo que han
descubierto al contestar a las preguntas anteriores. Pueden compartirla en
- voz alta. O cantar todos juntos el estribillo de la canción elegida en el punto
anterior.

MISIÓN DEL DÍA: Recuerda dar gracias a Dios por todo lo bueno que descubres
a lo largo del día.

sábado, 14 de mayo de 2022

GRUPO DE ORACIÓN "Con Matilde a la luz del Sagrario." (15MAYO2022)

 LA  PALABRA:

Lectura del santo evangelio según san Juan (13,31-33a.34-35):

Cuando salió Judas del cenáculo, dijo Jesús: «Ahora es glorificado el Hijo del hombre, y Dios es glorificado en él. Si Dios es glorificado en él, también Dios lo glorificará en si mismo: pronto lo glorificará. Hijos míos, me queda poco de estar con vosotros. Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros; como yo os he amado, amaos también entre vosotros. La señal por la que conocerán todos que sois discípulos míos será que os amáis unos a otros.»

Palabra de Señor


UN ESTILO DE AMAR

Los cristianos iniciaron su expansión en una sociedad en la que había distintos términos para expresar lo que nosotros llamamos hoy amor. La palabra más usada era filía, que designaba el afecto hacia una persona cercana y se empleaba para hablar de la amistad, el cariño o el amor a los parientes y amigos. Se hablaba también de eros para designar la inclinación placentera, el amor apasionado o sencillamente el deseo orientado hacia quien produce en nosotros goce y satisfacción.

Los primeros cristianos abandonaron prácticamente esta terminología y pusieron en circulación otra palabra casi desconocida, agape, a la que dieron un contenido nuevo y original. No querían que se confundiera con cualquier cosa el amor inspirado en Jesús. De ahí su interés en formular bien el «mandato nuevo del amor»: «Os doy un mandato nuevo: que os améis unos a otros como yo os he amado».

El estilo de amar de Jesús es inconfundible. No se acerca a las personas buscando su propio interés o satisfacción, su seguridad o bienestar. Solo piensa en hacer el bien, acoger, regalar lo mejor que tiene, ofrecer amistad, ayudar a vivir. Así lo recordarán años más tarde en las primeras comunidades cristianas: «Pasó toda su vida haciendo el bien».



Por eso su amor tiene un carácter servicial. Jesús se pone al servicio de quienes lo pueden necesitar más. Hace sitio en su corazón y en su vida a quienes no tienen sitio en la sociedad ni en la preocupación de las gentes. Defiende a los débiles y pequeños, los que no tienen poder para defenderse a sí mismos, los que no son grandes o importantes. Se acerca a quienes están solos y desvalidos, los que no conocen el amor o la amistad de nadie.

Lo habitual entre nosotros es amar a quienes nos aprecian y quieren de verdad, ser cariñosos y atentos con nuestros familiares y amigos, para después vivir indiferentes hacia quienes sentimos como extraños y ajenos a nuestro pequeño mundo de intereses. Sin embargo, lo que distingue al seguidor de Jesús no es cualquier «amor», sino precisamente ese estilo de amar que consiste en acercarnos a quienes pueden necesitarnos. No lo deberíamos olvidar.

José Antonio Pagola


Publicado en www.gruposdejesus.com



Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (14,21b-27):

En aquellos días, Pablo y Bernabé volvieron a Listra, a Iconio y a Antioquía, animando a los discípulos y exhortándolos a perseverar en la fe, diciéndoles que hay que pasar mucho para entrar en el reino de Dios. En cada Iglesia designaban presbíteros, oraban, ayunaban y los encomendaban al Señor, en quien habían creído. Atravesaron Pisidia y llegaron a Panfilia. Predicaron en Perge, bajaron a Atalía y allí se embarcaron para Antioquía, de donde los habían enviado, con la gracia de Dios, a la misión que acababan de cumplir. Al llegar, reunieron a la Iglesia, les contaron lo que Dios había hecho por medio de ellos y cómo había abierto a los gentiles la puerta de la fe.

Palabra de Dios

Sal 144,8-9.10-11.12-13ab

R/.
 Bendeciré tu nombre por siempre jamás, Dios mío, mi rey.

El Señor es clemente y misericordioso,
lento a la cólera y rico en piedad;
el Señor es bueno con todos,
es cariñoso con todas sus criaturas. R/.

Que todas tus criaturas te den gracias, Señor,
que te bendigan tus fieles;
que proclamen la gloria de tu reinado,
que hablen de tus hazañas. R/.

Explicando tus hazañas a los hombres,
la gloria y majestad de tu reinado.
Tu reinado es un reinado perpetuo,
tu gobierno va de edad en edad. R/.

Lectura del libro del Apocalipsis (21,1-5a):

Yo, Juan, vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra han pasado, y el mar ya no existe. Y vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que descendía del cielo, enviada por Dios, arreglada como una novia que se adorna para su esposo. Y escuché una voz potente que decía desde el trono: «Ésta es la morada de Dios con los hombres: acamparé entre ellos. Ellos serán su pueblo, y Dios estará con ellos y será su Dios. Enjugará las lágrimas de sus ojos. Ya no habrá muerte, ni luto, ni llanto, ni dolor. Porque el primer mundo ha pasado.»
Y el que estaba sentado en el trono dijo: «Todo lo hago nuevo.»

Palabra de Dios


NUESTRA PÍLDORA DE ACOMPAÑÁNDOTE PARA ESTA SEMANA



Celebrar San Isidro Labrador en una ciudad llena de coches es un claro ejemplo de como en nuestro acompañar es necesario ser fieles. Fieles a las costumbres, a las tradiciones, a nuestra fe y a nuestra Misión.

No debemos olvidar nunca lo que somos, cómo hemos llegado a serlo, cuales son las circunstancias que ahora modelan nuestra realidad y cuál es nuestro horizonte.

Estamos llamados a sembrar y no hay mejor manera de hacerlo que ACOMPAÑÁNDOTE.

Ánimo y adelante. Siempre adelante, ¡¡¡el cielo es nuestro término!!!

domingo, 8 de mayo de 2022

JORNADA MUNDIAL DE ORACIÓN POR LAS VOCACIONES (MAYO2022) MENSAJE DEL PAPA



 Llamados a edificar la familia humana

Queridos hermanos y hermanas:

En este tiempo, mientras los vientos gélidos de la guerra y de la opresión aún siguen soplando, y presenciamos a menudo fenómenos de polarización, como Iglesia hemos comenzado un proceso sinodal.

Sentimos la urgencia de caminar juntos cultivando las dimensiones de la escucha, de la participación y del compartir. Junto con todos los hombres y mujeres de buena voluntad queremos contribuir a edificar la familia humana, a curar sus heridas y a proyectarla hacia un futuro mejor.

En esta perspectiva, para la 59ª Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, deseo reflexionar con ustedes sobre el amplio significado de la “vocación”, en el contexto de una Iglesia sinodal que se pone a la escucha de Dios y del mundo.

Llamados a ser todos protagonistas de la misión

La sinodalidad, el caminar juntos es una vocación fundamental para la Iglesia, y sólo en este horizonte es posible descubrir y valorar las diversas vocaciones, los carismas y los ministerios. Al mismo tiempo, sabemos que la Iglesia existe para evangelizar, saliendo de sí misma y esparciendo la semilla del Evangelio en la historia.

Por lo tanto, dicha misión es posible precisamente haciendo que cooperen todos los ámbitos pastorales y, antes aun, involucrando a todos los discípulos del Señor. Efectivamente, «en virtud del Bautismo recibido, cada miembro del Pueblo de Dios se ha convertido en discípulo misionero (cf. Mt 28,19).

Cada uno de los bautizados, cualquiera que sea su función en la Iglesia y el grado de ilustración de su fe, es un agente evangelizador» (Exhort. ap. Evangelii gaudium, 120). Es necesario cuidarse de la mentalidad que separa a los sacerdotes de los laicos, considerando protagonistas a los primeros y ejecutores a los segundos, y llevar adelante la misión cristiana como único Pueblo de Dios, laicos y pastores juntos. Toda la Iglesia es comunidad evangelizadora.


Llamados a ser custodios unos de otros, y de la creación

La palabra “vocación” no tiene que entenderse en sentido restrictivo, refiriéndola sólo a aquellos que siguen al Señor en el camino de una consagración particular. Todos estamos llamados a participar en la misión de Cristo de reunir a la humanidad dispersa y reconciliarla con Dios.

Más en general, toda persona humana, incluso antes de vivir el encuentro con Cristo y de abrazar la fe cristiana, recibe con el don de la vida una llamada fundamental.

Cada uno de nosotros es una criatura querida y amada por Dios, para la que Él ha tenido un pensamiento único y especial; y esa chispa divina, que habita en el corazón de todo hombre y de toda mujer, estamos llamados a desarrollarla en el curso de nuestra vida, contribuyendo al crecimiento de una humanidad animada por el amor y la acogida recíproca.

Estamos llamados a ser custodios unos de otros, a construir lazos de concordia e intercambio, a curar las heridas de la creación para que su belleza no sea destruida. En definitiva, a ser una única familia en la maravillosa casa común de la creación, en la armónica variedad de sus elementos.

En este sentido amplio, no sólo los individuos, sino también los pueblos, las comunidades y las agrupaciones de distintas clases tienen una “vocación”.

Llamados a acoger la mirada de Dios

A esa gran vocación común se añade la llamada más particular que Dios nos dirige a cada uno, alcanzando nuestra existencia con su Amor y orientándola a su meta última, a una plenitud que supera incluso el umbral de la muerte. Así Dios ha querido mirar y mira nuestra vida.

A Miguel Ángel Buonarroti se le atribuyen estas palabras: «Todo bloque de piedra tiene en su interior una estatua y la tarea del escultor es descubrirla».

Si la mirada del artista puede ser así, cuánto más lo será la mirada de Dios, que en aquella joven de Nazaret vio a la Madre de Dios; en el pescador Simón, hijo de Jonás, vio a Pedro, la roca sobre la que edificaría su Iglesia; en el publicano Leví reconoció al apóstol y evangelista Mateo; y en Saulo, duro perseguidor de los cristianos, vio a Pablo, el apóstol de los gentiles. Su mirada de amor siempre nos alcanza, nos conmueve, nos libera y nos transforma, haciéndonos personas nuevas.

Esta es la dinámica de toda vocación: somos alcanzados por la mirada de Dios, que nos llama. La vocación, como la santidad, no es una experiencia extraordinaria reservada a unos pocos. Así como existe la “santidad de la puerta de al lado” (cf. Exhort. ap. Gaudete et exsultate, 6-9), también la vocación es para todos, porque Dios nos mira y nos llama a todos.

Dice un proverbio del Lejano Oriente: «Un sabio, mirando un huevo, es capaz de ver un águila; mirando una semilla percibe un gran árbol; mirando a un pecador vislumbra a un santo».

Así nos mira Dios, en cada uno de nosotros ve potencialidades, que incluso nosotros mismos desconocemos, y actúa incansablemente durante toda nuestra vida para que podamos ponerlas al servicio del bien común.

De este modo nace la vocación, gracias al arte del divino Escultor que con sus “manos” nos hace salir de nosotros mismos, para que se proyecte en nosotros esa obra maestra que estamos llamados a ser.

En particular, la Palabra de Dios, que nos libera del egocentrismo, es capaz de purificarnos, iluminarnos y recrearnos. Pongámonos entonces a la escucha de la Palabra, para abrirnos a la vocación que Dios nos confía. Y aprendamos a escuchar también a los hermanos y a las hermanas en la fe, porque en sus consejos y en su ejemplo puede esconderse la iniciativa de Dios, que nos indica caminos siempre nuevos para recorrer.


Llamados a responder a la mirada de Dios

La mirada amorosa y creativa de Dios nos ha alcanzado de una manera totalmente única en Jesús. Hablando del joven rico, el evangelista Marcos dice: «Jesús lo miró con amor» (10,21).

Esa mirada llena de amor de Jesús se posa sobre cada una y cada uno de nosotros. Hermanos y hermanas, dejémonos interpelar por esa mirada y dejémonos llevar por Él más allá de nosotros mismos.

Y aprendamos también a mirarnos unos a otros para que las personas con las que vivimos y que encontramos —cualesquiera que sean— puedan sentirse acogidas y descubrir que hay Alguien que las mira con amor y las invita a desarrollar todas sus potencialidades.

Cuando acogemos esta mirada nuestra vida cambia. Todo se vuelve un diálogo vocacional, entre nosotros y el Señor, pero también entre nosotros y los demás.

Un diálogo que, vivido en profundidad, nos hace ser cada vez más aquello que somos: en la vocación al sacerdocio ordenado, ser instrumento de la gracia y de la misericordia de Cristo; en la vocación a la vida consagrada, ser alabanza de Dios y profecía de una humanidad nueva; en la vocación al matrimonio, ser don recíproco, y procreadores y educadores de la vida.

En general, toda vocación y ministerio en la Iglesia nos llama a mirar a los demás y al mundo con los ojos de Dios, para servir al bien y difundir el amor, con las obras y con las palabras.

A este respecto, quisiera mencionar aquí la experiencia del doctor Gregorio Hernández Cisneros. Mientras trabajaba como médico en Caracas, Venezuela, quiso ser terciario franciscano. Más tarde pensó en ser monje y sacerdote, pero la salud no se lo permitió. Comprendió entonces que su llamada era precisamente su profesión como médico, a la que se entregó, particularmente por los pobres.

De manera que se dedicó sin reservas a los enfermos afectados por la epidemia de gripe llamada “española”, que en esa época se propagaba por el mundo. Murió atropellado por un automóvil, mientras salía de una farmacia donde había conseguido medicamentos para una de sus pacientes que era anciana.

Este testigo ejemplar de lo que significa acoger la llamada del Señor y adherirse a ella en plenitud, fue beatificado hace un año.

Convocados para edificar un mundo fraterno

Como cristianos, no sólo somos llamados, es decir, interpelados personalmente por una vocación, sino también convocados. Somos como las teselas de un mosaico, lindas incluso si se las toma una por una, pero que sólo juntas componen una imagen.

Brillamos, cada uno y cada una, como una estrella en el corazón de Dios y en el firmamento del universo, pero estamos llamados a formar constelaciones que orienten y aclaren el camino de la humanidad, comenzando por el ambiente enel que vivimos. Este es el misterio de la Iglesia que, en la coexistencia armónica de las diferencias, es signo e instrumento de aquello a lo que está llamada toda la humanidad.

Por eso la Iglesia debe ser cada vez más sinodal, es decir, capaz de caminar unida en la armonía de las diversidades, en la que todos tienen algo que aportar y pueden participar activamente.

Por tanto, cuando hablamos de “vocación” no se trata sólo de elegir una u otra forma de vida, de dedicar la propia existencia a un ministerio determinado o de sentirnos atraídos por el carisma de una familia religiosa, de un movimiento o de una comunidad eclesial; se trata de realizar el sueño de Dios, el gran proyecto de la fraternidad que Jesús tenía en el corazón cuando suplicó al Padre: «Que todos sean uno» (Jn 17,21).

Toda vocación en la Iglesia, y en sentido amplio también en la sociedad, contribuye a un objetivo común: hacer que la armonía de los numerosos y diferentes dones que sólo el Espíritu Santo sabe realizar resuene entre los hombres y mujeres.

Sacerdotes, consagradas, consagrados y fieles laicos caminamos y trabajamos juntos para testimoniar que una gran familia unida en el amor no es una utopía, sino el propósito para el que Dios nos ha creado.

Recemos, hermanos y hermanas, para que el Pueblo de Dios, en medio de las dramáticas vicisitudes de la historia, responda cada vez más a esta llamada.

Invoquemos la luz del Espíritu Santo para que cada una y cada uno de nosotros pueda encontrar su propio lugar y dar lo mejor de sí mismo en este gran designio divino.

Roma, San Juan de Letrán, 8 de mayo de 2022, IV Domingo de Pascua.

Francisco